"Mi padre dijo una vez: si quieres ver el alma de alguien, tienes que conocer sus sueños. Asì sentiràs compasiòn por aquellos que estàn peor que tù". Arizona Dream - Emir Kusturika

jueves, 22 de noviembre de 2007

Hoy diré, ¡Ya no mas!


Creo que no mentiré, no le diré de nuevo al viento este sal picante aullido de lobo, hoy no peco, hoy no lloró, …solamente acallo y miro el suelo , toco la textura que piso, tiro la tierra que agarro con fervor, culpable de la rabia y la impotencia.

Alzo mi mirada y me encuentro con una gota que me escurre la mejilla, No, hoy dije ya no mas, ya no peco, ya no lloró, ya no grito, ya no sueño, ya no muero…

Hoy dije que No, no velaré esos sueños freneticos, ni diré de nuevo "!te amo" al espanto que no existe, ni mucho menos cubriré con estos brazos fríos, el vacio incipiente, que tenebrosamente amenaza con violentar el calor hecho hielo.

No, hoy dije no mas, la sangre no se escurrirá en nombre ajeno, no derramar una gota mas es mi consuelo…

Si, Ya no viviré a la deriva esperando un cuerpo que se alza a merced del oleaje, el me miente, yo lo se¡ el me calcina, el me subyace, me esclaviza…

Pero Ya dije, ¡ya no mas!,…..no será el amor lo que escurra las tinieblas y el candor opaco que saltará diciendo... ¡Esta es la salida!…

Ya no esperare lo que no vendrá, ni viviré de esta vida que pronto dejará de serlo; no beberé la saliva que esta pronto en extinguir. Ni comeré de nuevo las sobras de estos cuerpos moribundos…

Hoy dije ¡Ya no mas!...
...El cansancio calcino mi espera…

La decepción se desparramo y el mar errante sobrecogió la poca esperanza, la única que quedaba aún después del llanto…
Esta última lágrima me recubre en este mar, y la tierra, esa que antes había atado a mi arrebato, se diluye con el liquido asfixiante de este lamentable suplicio demencial...

4 comentarios:

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.

Entre Apolo y Gaia dijo...

La entrega, la espera, el amor, todo lo que tiene tanto valor parece al final no valer nada, mucho menos para ellos, esos seres a lo que tanto de nosotros les hemos entregado...
Pero así somos los humanos y quizá eso lo debamos cambiar, pero mienras tanto diremos no más cuando cansados estemos de tanto entregar y no recibir ni una sola respuesta a cambio...

ATHENEA dijo...

y diremos con tenacidad no mas, pero no es cierto, por que seremos de nuevo ecos y lamentos con la diferencia de que solo seremos lo que somos,ante otros ojos..."seremos el alma de un dejabu infinito,vestido con nuestra piel"...ya no mas, no es mas que otravez

MorbiDux dijo...

No soy quie para decir esto per o hay errores en los tiempos
el resto puede mejorar
animo

Destino - Salvador Dalí y Walt Disney


“Ella era la pequeña ventanita, el minúsculo agujero luminoso en mi sombría cueva de angustia. Era la de redención, el camino de la liberación. Ella tenía que enseñarme a vivir o a morir; ella, con su mano segura y bonita, tenía que tocar mi corazón entumecido, para que al contacto de la vida floreciera o se deshiciese en cenizas.”

Dolores - Soledad Acosta

Dolores - Soledad Acosta
“Yo estaba muy triste entonces: el corazón humano, sin exceptuar el mío, me parecía tan pequeño, variable e indigno, bien que en lo íntimo de él guardase el recuerdo de la mujer que amé como un ángel, pero que se había convertido para mí en un ser débil, fútil, y fácilmente llevado por la voluntad ajena. A veces la conciencia me acusaba de haber cambiado yo también. Era cierto, pero no había empezado a sentirme indiferente sino cuando advertí en ella despego. Su silencio y sus vacilaciones durante nuestra separación me la habían mostrado bajo otra luz, y el antiguo ideal había desaparecido para mí"

De las tardes-Fernando Delgadillo

De las tardes-Fernando Delgadillo
Si te tuviera una tarde para abrevarme en la voz, murmurante de tus fuentes una tarde para dos. Una tarde para siempre por las tardes que no estás, por las tardes que no han sido, y por las que ya no te vas. Quién te tuviera una tarde para andante recorrer las veredas, los atajos en los campos de tu piel, recorriendo amante valles, lomas, cauces de agua y flor, conquistando tus llanuras. toda una puesta de sol.

Herida - Rimbaud

Herida - Rimbaud
“Era la forma que revestía un amor ávido de exceder el límite de las cosas y, sin embargo, ¿cuántas veces alcanzamos momentos de felicidad irrealizables, noches estrelladas, arroyuelos que transcurren?: en el bosque de Lyon, ya en la noche, ella caminaba en silencio... sentía cómo mi destino caminaba a mi lado... Es imposible expresar con una sola frase la posibilidad que tenía de reconocerla: también soy incapaz de expresar su belleza, belleza imperfecta, móvil imagen de un destino ardiente y tenue. La fulgurante transparencia de esas noches es también inefable”. Bataille

La despedida-Fito Paez

La despedida-Fito Paez
Sabe amargo el licor, de las cosas queridas, se acabó lo mejor, quién nos quita esta herida, tu me pierdes a mí yo te doy por perdida, es la hora de huir, la despedida, la despedida ...

Ms Dalloway - Virginia Woolf

Ms Dalloway - Virginia Woolf
“Con todo, en algunas ocasiones era incapaz de resistirse al encanto de una mujer, no de una niña, de una mujer confesándole, como hacían a menudo, un mal paso, una locura. Y ya fuera por compasión, o por su belleza, o porque ella era mayor, o por alguna contingencia – como un leve aroma, o un violín en la casa de al lado (tan extraño era el poder del sonido de algunos momentos), ella sentía sin lugar a dudas, lo que los hombres sienten. Sólo por un instante; pero era suficiente. Era una revelación súbita, una especie de excitación, como un sofoco, que tratabas de contener, pero conforme se extendía no te quedaba más remedio que entregarte a temblar y sentías que el mundo se te acercaba, hinchando con un significado sorprendente, con una especie de pasión que te llevaba al éxtasis, porque estallaba por la piel y brotaba y fluí a como un inmenso alivio por fisuras y llagas. Y entonces, en ese preciso momento, había tenido una iluminación. La luz de una cerilla en una flor de azafrán; un significado interior que casi llegaba a verbalizarse. Pero la presión se retiraba; lo duro se volvía blando; el momento había terminado”.

Jose Luis Guerin - Las mujeres que no conocemos

Jose Luis Guerin - Las mujeres que no conocemos
"Vislumbraba uno de esos seres que a través de su rostro especial nos anuncia la posibilidad de una felicidad nueva. Cuando es especial, la belleza multiplica las promesas de felicidad. Cada ser es como un ideal aún desconocido que se abre a nosotros. Y ver pasar un rostro deseable que no conocíamos nos abre nuevas vidas que deseamos vivir. Desaparecen a la vuelta de la esquina, pero esperamos volver a verlos, nos quedamos con la idea de que hay más vidas por vivir de las que pensamos, lo que da más valor a nuestra persona. Un nuevo rostro que ha pasado es como el encanto de un nuevo lugar que nos ha revelado un libro. [...] Qué importa si no partimos, sabemos que existe, tenemos una razón más para vivir. Así miraba por la ventana para ver que la realidad y la posibilidad de vida que sentía junto a mí a cada hora contenían innumerables posibilidades diferentes de felicidad [...]Por desgracia no conoceremos todas las felicidades [...]Al menos nos dan nuevas razones para vivir." Fuente Deeegie - Marcel Proust